Covid-19: ¿un contagio a la economía mexicana?