Restaurantes y terrazas en CDMX, al asedio de la delincuencia