La muerte también viaja en transporte público