Falsos negativos y delincuencia pandémica