Violencia política y jornada electoral: El verdadero golpe a la democracia