Oxígeno medicinal, al acecho de la delincuencia