Toma de casetas: entre la protesta y el negocio