RED 5G, UNA GUERRA INESPERADA