Políticos al acecho: los atentados como forma de control criminal