La patrona o el sobre amarillo: los fraudes al acecho