Extorsión telefónica, el delito sin rostro