2020: el corte de caja de la violencia