Entre el Covid-19 y un semáforo incierto